La Velá de Antaño

No dudo que antes la Velá tenía un sabor especial, tampoco dudo que tuvo un momento de decadencia hasta llegar a la intrascendencia de la que ahora se recupera. Pero quiero recordar muchas cosas que pasaron y pasan.

Entre los que denuncian que la Velá no era la de antes… ¿Están los organizadores de algunas de las actividades?

Decía un vecino recientemente desaparecido al que admiro muchísimo que uno de los perjuicios más grandes de conseguir logros para el barrio como el Centro Cívico o el polideportivo es que nos cambiaba el chip y ahora creíamos que era el Ayuntamiento el que tenía que hacernos el trabajo. En parte al Ayuntamiento esta situación le conviene, pero a los vecinos los desmoviliza, los acomoda.

Alguien me puede decir si, por ejemplo, el pasacalles no ha sido un éxito? pues lo organizaban los vecinos y las vecinas desde semanas antes. ¿O si el Concurso de Rock no ha sido un éxito? pues lo organizaban los vecinos y las vecinas desde hace meses. O si las actuaciones tradicionales de nuestras escuelas de baile o el pregón no han sido un éxito? Detrás había vecinos, como había vecinos y vecinas en la carrera popular.

Foto: Juan Carlos Pérez Juidias

Paseando por Bellavista con alguien que no era de Bellavista se sorprendió de que en la puerta de una casa había vecinos con su barbacoa tan ricamente. Esto es normal? me preguntaba. En la Velá de antaño era normal, hoy es pintoresco.

Son los vecinos que actúan los que hacen suya la Velá y los que esperan, depende de sus gustos o de la cercanía electoral, podrán “disfrutar” de que el Ayuntamiento destine más o menos recursos a nuestra Velá.


Antaño (me parece un término rancio, pero lo uso), hasta los trofeos los recogíamos uno a uno por los donantes para entregarlos a las pruebas deportivas y culturales de la Velá. Y, sobre todo, cualquier vecino que estaba metido en la organización de algo de la Velá la disfrutaba diez veces más que quien espera algo municipal. Desde paellas hasta dominó, desde rincones adornados hasta pasacalles. La Velá es de los vecinos, y esperar que el Ayuntamiento la haga grande es como esperar que el Centro Cívico se construyese por iniciativa de la Plaza Nueva. Disfrutar de la Velá es, en grandísima medida, participar de su organización, hacerla nuestra hasta conseguir incluso que el núcleo “oficial” se desplace al oficioso de la Plaza de las Cadenas, porque como bien dice William Seple Wallace, tenemos que conquistar las plazas y las calles.

Gracias a todos y cada uno de los que han dejado un poquito de su tiempo para hacer de la Velá, la número 50, un disfrute de todos sus vecinos, ya fuese probando recetas interculturales, disfrutando del rock o liberando Bellaviscocia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: ASOCIACIÓN CULTURA Y MÚSICA BELLAVISTA. CYMBEL..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.